Reflexión del Evangelio Según San Lucas 14, 1. 7-14

Iniciamos esta nueva semana llenos de alegría y con una gran invitación del Señor 
Jesús para cada uno de nosotros, donde nos promueve  a una vida  humilde y  de 
servicio  a los demás con un corazón alegre y lleno de amor. 
El Evangelio de hoy  nos centra en dos parábolas fundamentales, que indicarán  el 
horizonte que nos presenta esta perícopa: 
En la primera parábola Jesús se dirige a los comensales a propósito del puesto 
que deben ocupar cuando son invitados a un banquete, y este va del versículo 8 al 
10, y la segunda parábola Jesús se dirige a quien hace la  invitación para que 
haga una buena elección de los invitados. Empezamos a mirar acá nosotros que 
el Señor Jesús nos pedirá ser humildes para que de esta manera nosotros 
podamos servir a todos aquellos nos rodean, pues el mismo Jesús hoy nos 
propone vivir en la humildad, pero en una humildad de servicio, donde podamos 
nosotros despojarnos de nuestras propias comodidades para darnos a los más 
necesitados. 
Cuantas veces queridos hermanos no nos pasa a nosotros que, cuando invitamos 
a una fiesta o alguna cena en especial, escogemos invitados de nuestro círculo 
social para sentirnos bien acompañados, pues tenemos la mentalidad de la 
retribución. Este proceder, no es más que si yo doy algo o invito a un 
acontecimiento, espero que cuando esa persona realice una fiesta me invite a  
como yo lo hice con él.  
Pensemos entonces, en el  hecho contrario:   Si nosotros llegásemos a invitar a 
esa fiesta a los enfermos y pobres ¿con que podrían pagarnos ellos?, pero Jesús 
nos da la respuesta a este interrogante en el versículo 14 y serás dichoso, porque 
no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los 
justos y es esta una respuesta contundente, que debe movernos a nosotros para 
mirar cómo estamos viviendo la humildad y el servicio a los más necesitados. 
Jesús nos propone vivir en profundidad nuestra condición de cristianos y nos 
enseña con sus Palabras que no estamos llamados a ocupar los primeros puestos 
en un banquete, sino que el llamado  es a servir y preparar el gran banquete de la 
familia de Dios que es la Eucaristía, donde estamos todos  invitados: pecadores, 
cojos, ciegos, pobres, etc.  
Para que la fe que profesamos en Cristo Jesús, nos lleve cada día a vivir en 
actitud de servicio y acogida, siendo de esta manera cariñosos con todos los que 
necesitan experimentar el amor de Dios. Ya que lo nuestro nunca será imponer 
algo: Será en contrario, servir, ayudar, curar, sanar, perdonar, compartir nuestro 
 
pan y nuestra palabra con quien más lo necesite. 
Te propongo para finalizar, reflexionar en ésta  pregunta ¿El ejemplo de Jesús me 
lleva a servir a los que me rodean?  
CamiloAndrésVilaAngarita